Tuesday, July 11, 2017

El Musef, una nueva historia por contar



La casa del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF) ha sido completamente remozada a lo largo de nueve meses para mostrar a sus visitantes una propuesta museográfica moderna y diferente, que engloba exposiciones permanentes e itinerantes, sorprendiendo desde el ingreso.

El caserón —otrora Banco Argandoña— en los últimos días recuperó los brillantes colores con los que fue construido a fines del siglo XIX, a gusto del príncipe de La Glorieta, Francisco Argandoña.

El paseo por las diversas culturas bolivianas a través de dos exposiciones permanentes: por un lado “Prendedores, Topos y Mujeres” y, por el otro, “Retablos y Piedras Santos. La materialidad de las wak’as”, se completa con muestras temporales que le dan dinamicidad al museo, lo mismo que sus actividades y ahora su tienda, otra novedad.

Elvira Espejo Ayca, directora del MUSEF desde 2013, explica a ECOS que su gestión se fijó la prioridad de catalogar los bienes culturales y documentales por primera vez a lo largo de los 50 años del museo, planificando el trabajo en temáticas especializadas.

Relata por ejemplo que el primer año impulsó la “rebelión de los objetos”, que derivó en un catálogo de 500 páginas de la colección de textiles. Como parte de este objetivo, ahora el MUSEF La→ →Paz tiene una sala permanente donde además se muestra la cadena operativa textil y se organiza una reunión anual de etnología para mantener un contacto directo con los productores.

Ese mismo modelo se fue replicando con las colecciones de cerámica, arte plumario, metalurgia y, actualmente, con madera y cestería. Además de 10 catálogos concluidos, que se pueden adquirir en la tienda del MUSEF, hay productos de los artesanos.

Nueva propuesta

La propuesta del MUSEF de Sucre sigue la misma línea que el de La Paz y se actualiza. Desde este mes presenta un total de cuatro salas, dos de ellas permanentes y las otras dos temporales.

En el ingreso se exponen temas religiosos, con retablos y piedras santos, con cruces. “Se presenta la materialidad de las wak´as. Con esta exposición, el museo pretende analizar los complejos procesos históricos de la religiosidad andina expresados en objetos portátiles”, precisa su directora.

Los objetos evidencian la pugna entre ideas cristianas y la religiosidad andina.

La segunda sala, en el piso de arriba, está dedicada a la femineidad y consiste en una colección de topos cuya presencia e importancia están ligadas a la historia e identidad de las mujeres bolivianas.

El museo tiene 125 topos que cuentan historias, desde ancestrales hasta la actualidad.

Las restantes salas corresponden a las Alasitas, pero una es una representación de la Chuwa del cielo, donde se unen los animales celestiales y se toma en cuenta el ciclo anual altiplánico.

La restauración

Con una inversión total de algo más de 1,3 millones de bolivianos, la restauración fue trabajada en varias fases. En la primera se restauró la fachada y se cambiaron las cubiertas. En la segunda se repararon las conexiones de la red de agua y con la tercera se recuperaron los colores originales del museo.

A cargo estuvo el arquitecto Juan Carlos Jemio, de una empresa paceña experimentada en conservación y restauración de patrimonio, ERFOLG SRL.

Después de 26 años de trabajo en este rubro, Jemio quedó cautivado con la belleza, historia y personalidad de la Casa del MUSEF, en Sucre.

Él cuenta que el trabajo, en su primera fase, comenzó en noviembre de 2015, interviniendo a fondo la elegante fachada de lo que fue la Casa Argandoña, de acuerdo a los estándares de recuperación de patrimonio, lo que implicó varios estudios y prospecciones así como el mantenimiento de elementos decorativos que en muchos casos tuvieron que ser repuestos utilizando técnicas antiguas.

Además de la escultura de la Santa Filomena, que tiene un hacha y un ancla en los pies, el arquitecto destaca el anagrama del príncipe Francisco Argandoña esculpido en la puerta.

El trabajo incluye el cambio de aproximadamente 900 metros cuadrados de cubiertas. “Sobre la misma estructura de madera recuperada se ponen calaminas planas de zinc, sobre las cuales se colocan los listones y recién la teja, permitiendo doble impermeabilización”, explica el profesional respecto a la labor realizada.

En el afán de mantener una de las características más visibles de la ciudad patrimonial, compraron todas las tejas disponibles en el mercado hasta que se agotaron. Para ello recurrieron a una empresa familiar, que las fabricó especialmente para el MUSEF. Los techos tienen el “curahuado” en las cumbreras y bordes con cal, como se hacía antiguamente.

El color

Se hizo una prospección de color de las diferentes capas pictóricas en los patios del inmueble, descubriendo el verde en el primer patio, el azul en el segundo y el color salmón de los paños. Entusiasmada por el hallazgo la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, administradora del MUSEF, decide recuperar los colores originales del inmueble.

En el primer patio los elementos decorativos que sobresalen son las molduras. Los balaustres y las jambas tienen el color verde, mientras que los paños el color salmón. El segundo patio se caracteriza por el azul como color decorativo, destacado con sólidas barandas de hierro en forma de celos.

Como la mencionada empresa debió solucionar un problema de tuberías rotas que ponían en peligro la estabilidad del edificio, al levantar y romper los pisos reemplazaron esos fragmentos con mosaicos de la época que aún se fabrican en Sucre con diseños sorprendentes que incluso se advierte en iglesias de la ciudad.

Según Jemio, el antiguo Banco Argandoña tenía una bóveda en el subsuelo que en su tiempo resguardó libras esterlinas y que actualmente es depósito del MUSEF. •

Datos del MUSEF

1.338.500 bolivianos costó la restauración del museo.

32.000 bienes culturales resguarda el MUSEF en La Paz y Sucre.

4 salas tiene en la capital del país, en la calle España entre Calvo y San Alberto.

10 catálogos fueron concluidos en la gestión de la directora Elvira Espejo Ayca.

50 obreros, entre albañiles, carpinteros, pintores y expertos en cubiertas de teja, intervinieron en la recuperación del inmueble.

9:00 a 12:30 y de 15:00 a 19:00 (lunes a viernes) y de 9:00 a 16:30 (sábados) son los horarios de atención. El ingreso es gratuito.

(4) 6455293 es el teléfono del MUSEF. Y su página web: www.musef.org.bo

Fuente: Elvira Espejo Ayca, directora del MUSEF

Lo que fue el Banco Argandoña

Los bancos constituyen un género arquitectónico singular, de acuerdo al desarrollo que provocó la explotación de la plata en Bolivia. El del Banco Argandoña responde al género ecléctico clasicista.

Fue diseñado por el arquitecto Eduardo Doynel, quien se inspiró en palacios florentinos y la arquitectura francesa a fines del siglo XIX, según la publicación “Tipologías históricas del centro histórico de Sucre”, de Gonzalo Orosco Arce.

Entre los rasgos de su fachada, el autor menciona un balcón corrido con balaústres de cerámica de barro cocido y un volado con cornisa soportadas por cartelas y parapeto con recuadros con figuras vegetales.

Santa Filomena

La escultura de la Santa Filomena —enmarcada en un nicho— es un elemento decorativo que destaca en la fachada del que antes fue el Banco Argandoña, ahora casa del MUSEF.

La santa y mártir fue apodada como “hija de la luz o bienamada”. Nació el 8 de septiembre de 290 DC en Grecia y murió joven. Según la Iglesia católica, sus atributos son la palma, el lirio, la corona, las flechas, el ancla y el látigo.

Fue canonizada en enero de 1837 por el papa Gregorio XVI en Roma. Es la santa de quienes se dedican a la filantropía (como fue el caso de los príncipes de La Glorieta), además de las causas imposibles, los bebés, la esterilidad, las causas olvidadas y de los niños que aprenden a caminar.

Experiencia de la restauradora del MUSEF

Además de la casa del MUSEF en Sucre, que implicó la restauración de la fachada, de las cubiertas y la reposición cromática y restauración de sus patios, la empresa paceña ERFOLG SRL acumula la siguiente experiencia en bienes patrimoniales y restauración:

Conservación y Restauración de Fachadas del Palacio Consistorial (La Paz 1998)

Restauración y Refuncionalización Edificio Banco Mercantil La Paz (La Paz 2002-2003)

Habilitación del museo Palacio de Gobierno (La Paz 2001)

Restauración de la Torre Campanario del Santuario del Socavón (Oruro 2004)

Restauración de la iglesia de Corque (Oruro 2005)

Restauración de la cubierta de la Iglesia de Tiahuanaco (La Paz 2008)

Complementación trabajos de refacción Iglesia de San Pedro de Tiahuanaco, restauración de Bienes Muebles (La Paz 2009)

Restauración retablo mayor del templo de San Bartolomé de Arani (Arani 2011)

Restauración de fachadas de los edificios de MUSEF (La Paz 2014)

Restauración de MUSEF regional Sucre (Sucre 2015 – 2017)

No comments:

Post a Comment