Sunday, August 13, 2017

La Rebelión de los Objetos es la propuesta de la Reunión Anual de Etnografía y Folclore

La Rebelión de los Objetos. Cestería y Maderas es la propuesta de la trigésima primera Reunión Anual de Etnología (XXXI RAE) que organiza el Museo Nacional de Etnografía y Folclore (MUSEF). La inauguración del evento se realizará el 21 de agosto a horas 19:00 y la realización de las mesas de debate, durante toda la jornada entre el 22 al 25 de agosto en instalaciones del MUSEF (calle Ingavi 916, en la ciudad de La Paz).

En esta ocasión, se tendrá cuatro resultados inmediatos que están relacionados con la propuesta temática del MUSEF:

1) Una exposición museográfica con tres ambientes designados para la ocasión que considera la cadena operatoria de los objetos, desde la obtención de la materia prima, atravesando la elaboración de los objetos en madera y cestería, aspectos que también consideran la vida social de los objetos y las consecuencias en el entorno natural y cultural. De esta forma cabe aclarar que se contó con la colaboración de artesanos de diferentes lugares de Bolivia, como Teoponte, Jesús de Machaca, Concepción, San Ignacio de Velasco, Uyuni, Vitichi, Padilla, entre otros para que la exposición llegue a una adecuada presentación, donde se valore el conocimiento de los artesanos. También toda la exposición estará acompañada de videos sobre los procesos de producción de los objetos, aspecto que dinamiza la visita de los usuarios.

2) Un catálogo de 500 páginas con investigaciones relacionadas con la historia de la botánica en Bolivia, la selección de la madera, las técnicas de tratamiento, ya sea en madera o cestería, considerando aspectos clave como la vivienda, las formas de caza y pesca, transporte, entre otros, cuya base fundamental son estos objetos orgánicos. Existen en el catálogo descripciones de los bienes culturales de la exposición, documento elaborado en sus distintas fases por el equipo del MUSEF.

3) Debates entre diferentes especialistas de las áreas vinculadas con estas fibras vegetales, entre ellos biólogos, ecólogos, arqueólogos, antropólogos, historiadores, conservadores.

4) Actividades paralelas con la presentación de mesas redondas sobre la obtención de materas primas, la conservación de materiales vegetales, y su uso en la fabricación de elementos religiosos y musicales, hasta testimonios y demostraciones prácticas de talladores, artesanos en cestería y músicos.

La XXXI Reunión Anual de Etnología contará con la presencia de alrededor de 35 expositores, de los cuales 20 son nacionales y 16 extranjeros (Argentina, Brasil, Chile y Perú). Pero además, para las horas de la noche tendremos la contribución en charlas magistrales de cuatro especialistas en diferentes disciplinas: las arqueólogas Marina Sprovieri (Argentina), Helena Horta (Chile) y Bernarda Marconetto (Argentina) y el antropólogo Arnaud Gérard (Francia). En las horas de la mañana y la tarde se organizará las mesas temáticas, las submesas y los talleres de elaboración de diferentes piezas.

LA RAE a su vez tiene impactos posteriores que están relacionados con el fortalecimiento de la tienda del MUSEF, que permite a los artesanos de diferentes lugares de Bolivia y especialidades exhibir sus productos para el acceso de toda la población nacional o extranjeros. Por otro lado, la valoración por parte del público asistente de las técnicas artesanales heredadas inclusive desde la época prehispánica, lo que permite generar un diálogo intercultural entre los participantes. Y como un tercer producto se encuentran los Anales de la Reunión Anual de Etnología, publicación que después de un proceso de edición presentará en la próxima gestión los resultados en soporte físico y digital de las conferencias y debates que se realizarán durante estos cinco días.

APORTANDO AL CONOCIMIENTO

A lo largo de estos últimos cinco años, la Reunión Anual de Etnología (RAE) ha aportado al conocimiento de materias primas, su transformación, su vida social en temas como Tejidos, Cerámica, Arte Plumario y Metales y Metalurgia, para la puesta en valor de las colecciones que posee este Repositorio Nacional. Esta labor ha permitido al MUSEF contactarse, en diferentes ecosistemas de Bolivia, con artesanos especialistas en sus rubros, cuyo conocimiento en fuente de aprendizaje y reproducción.

Para que el evento se lleve adelante ha contado permanentemente con el apoyo de instituciones amigas, como el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y Cultura (OEI) que conjuntamente con la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia prestan apoyo en los procesos de revalorización de los saberes locales en base a lógicas interculturales de reconocimiento del otro como actor clave en la transformación, apropiación y empoderamiento del conocimiento.

Queda abierta la invitación para que académicos, universitarios, estudiantes y población en general se apropien de este evento, el cual se ha amplificado a dos regiones más con diferentes variaciones en las ciudades de Sucre el 7 y 8 de Septiembre (MUSEF-Sucre), donde se desarrollará la IX RAE y en Santa Cruz de la Sierra el 14 y 15 de septiembre (Centro de la Cultura Plurinacional) con la III versión de este evento.

* Milton Eyzaguirre Morales es Jefe de la Unidad de Extensión- MUSEF.

Monday, August 7, 2017

La Casa Museo de Piedras, Minerales y Cristales



No es un museo tradicional, donde “todo se mira pero nada se toca”, sino uno donde los visitantes son motivados a participar, manipular alguna de las casi 20.000 piezas en exposición, e interactuar libremente con estas.

La “Casa Museo de Piedras, Minerales y Cristales”, ubicada en la calle Díaz de Oropeza N° 237, paralela a la Hernández, entre San Pedro y Tupiza, zona de San Cristóbal, es una nueva propuesta educativo cultural en la Villa Imperial sin fines de lucro, el ingreso es gratuito los sábados y domingos.

Se trata de un esfuerzo totalmente privado que busca mostrar la gran riqueza mineral de Potosí, así como los yacimientos de restos fosilizados que datan de diferentes periodos de la Tierra.

Fue inaugura el pasado 3 de julio gracias al esfuerzo individual de Marcelino Choque Vizcarra, un profesor rural de nivel primaria que relata a ECOS cómo durante 30 años se dedicó a coleccionar, poco a poco, pieza por pieza, una gran variedad de piedras, cristales y fósiles en diferentes provincias de Potosí.

“Mientras iba de un lado a otro por el área rural del departamento quedé maravillado al ver la variedad de minerales y piedras que provee la naturaleza al territorio potosino. Eso despertó en mí una pasión por las piedras”, comenta el gestor de esta propuesta con ribetes educativos y culturales.

En su propia casa

Este museo diferente se encuentra en la planta alta de la vivienda de Choque, en una sala amplia, rectangular, que ahora luce repleta por la cantidad de mesas, vitrinas y piezas, cada una con sus nombres científicos. Los ha colocado de forma artesanal y bajo la guía del profesor Agustín Arando, con el propósito enseñar y orientar a los visitantes. Sin duda, la tarea no debió ser sencilla. Las piezas tienen diferentes volúmenes y peso, fueron seleccionadas y acomodadas de acuerdo al criterio del maestro rural.

En cuanto a la infraestructura, Choque ha ido comprando las vitrinas de a poco y su hijo Rolando Choque de 21 años le ayudó con la fabricación de las mesas de metal.

Si bien todo está a la mano y no hay ninguna prohibición para el público, el lugar es sencillo, austero, carece de vitrinas de exposición e iluminación especiales para destacar cada pieza. Aun así, no se puede dejar de valorar la motivación y la iniciativa de este profesor que desea mostrar al mundo la riqueza mineral de Potosí.

“Las piezas fueron recogidas en el lapso de 30 años de diferentes poblaciones y sectores; por ejemplo, del Cerro Rico, de Cantumarca, de la hacienda El Molino, Tarapaya, Porco, Tinguipaya, Huari Huari, Quilpani, Challamayu, Acacio, Cotagaita, Tomave y de otros lugares”, detalla a ECOS.

La pieza más valiosa

La exposición constituye una oportunidad única para contemplar una colección pocas veces vista, debido a la gran cantidad y variedad de piezas aglutinadas en un solo lugar.

En la muestra se exhibe una pieza magnífica (ver foto destacada, con fondo rosado, en la página 8). Es una punta de flecha en cuarzo ahumado (kispi rumi, muy difícil de tallar porque se rompe), encontrada en el trayecto del camino de Asanta y Jancku Lackaya, junto con otras piedras pequeñas de cuarzo, el 28 de noviembre de 2016.

“Es el objeto más valioso de toda mi colección”, reconoce Choque.

Algunos de sus hallazgos

El maestro rural cuenta que en Cuchu Ingenio encontró óxidos, plata, zinc, estaño y cuarzos de Andacaba, y que se topó con una veta especial de sulfato de bario o baritina. Dice que solo él sabe donde está. Una volqueta llena de estos minerales —cuya característica es su gran peso— cuesta 15.000 dólares.

En el Cerro Rico, encontró jaspe rojo, negro y amarillo. Y en Tomave, provincia Antonio Quijarro, también azufre cristalizado.

De Cantumarca recogió calcita, con la que se fabrica yeso y cal hidráulica. De Mondragón, protuberancias de cuarzo y de Uyuni, sulfato de magnesio. Del mismo modo descubrió bentonitas, un caolín de primera calidad que se usa para la producción de piezas de pasta blanca, de alta calidad, como porcelanas. Cuando se muele y remoja con agua sirve para curar las úlceras; se come con papa y también se usa para limpiar vajillas.

En Puna y Tomave encontró carbonatos de calcio, ágatas (piedras semipreciosas), hematitas con cuarzo, turmalina, espumas de volcán de Tarapaya, plata pura en Manquiri y pucalitos y magnetita en diferentes formas y tamaños.

En su colección destacan las piedras volcánicas que flotan (piedra pomes, muy utilizada en la cosmética); pigmentos orgánicos, tierra en diferentes tonalidades, obsidiana, hialita, casedonia (un cristal hallado en Cantumarca), estalactitas, fosforita, malaquita, solidita, cobre nativo (al que llaman ‘cobre charque’ porque parece un trozo de carne seca), además de tierra con oro encontrada en una comunidad.

Fósiles

Choque logró reunir restos fósiles que datan de diferentes periodos de la humanidad, como almejas, caracoles, vertebrados, artrópodos y trilobites; plantas fosilizadas por el sector de Tarapaya y un huevo fosilizado en Uyuni.

“Lo más precioso que tengo son las botas, culera y rodilleras de cuero de vaca que usaban los mitayos para trabajar dentro de la mina, con un sombrero viejo y una lámpara individual que se colocaba a la altura de la frente”, resalta él.

Pero no es lo único que tiene al respecto.

Entre sus posesiones se cuenta “una especie de mochila hecha de cuero que los mitayos se cargaban para llevar sus herramientas junto con la macana o macuquina (una piedra para golpear minerales). Esto nos da una idea de las terribles condiciones en las que se trabajaba en las minas”, apunta Choque.

“También vendo a cinco y diez bolivianos unas manualidades que hago con algunas piedras, en especial virgencitas. Hay tantas piedras con bellas coloraciones y formas… es una muestra de la gran riqueza que tiene Potosí, a la que debemos valorar”. •






Tuesday, August 1, 2017

La Casa de de Moneda celebra 244 aniversario

Ayer se cumplió el acto de celebración del 244 aniversario de inauguración de la Casa Nacional de Moneda, un hecho histórico que ocurrió el 31 de julio de 1773.

El director y personal administrativo de este centro museológico y documental, acompañados de invitados y representantes de instituciones de Potosí, celebraron la misa de acción de gracias y el acto central de aniversario en el salón Los Mitayos.

Saúl Gómez, en representación del personal de la Casa de Moneda, se refirió al servicio del museo a la población y a la misión del desarrollo cultural y de arte con diferentes actividades que ofrece este centro museológico, como las exposiciones itinerantes que se cumplen en otras ciudades. Agradeció la labor de los trabajadores en la información de activos documentales, el área técnica del museo y la seguridad.

El director del museo, Vladimir Cruz, felicitó el aniversario del repositorio más importante del país y el primer espacio que acoge actividades culturales, logrando ser el mayor atractivo turístico y sitio histórico.

Anunció que continuarán la gestión para la construcción de un edificio de archivo y el de seguir con las acciones para recuperar el primer edificio de la Casa de Moneda.

Informó el cambio de nombre de otras salas. El salón principal se denomina Los Mitayos, la sala de archivo llevará el nombre de Bartolomé Arzans de Orsua y Vela y la sala de conferencias tiene el nombre de Juan Huallparrimachi.

En el acto participó José Luis Castro, con un solo de guitarra, interpretando temas como “Lágrimas y sonrisas” (Francisco Torrega) y “Balada española” (anónimo). Miembros del grupo Andares bailaron la tradicional cueca potosina, amenizando la jornada de aniversario.