Monday, February 1, 2016

El museo más grande de Bolivia es el de Orinoca

Orinoca quizás sea la comunidad más consentida por el presidente Evo Morales. No es para menos, esa es la tierra donde nació. Tras haberse realizado vistosas obras en esa pequeña localidad, ahora tiene el museo más grande de Bolivia, el Museo de la Revolución Democrática y Cultural.

La comunidad, que está anclada en medio de dunas desérticas del altiplano  de Oruro, tiene tan sólo 638 habitantes. Pese a ello, a diferencia de localidades similares, tiene una posta de salud, una unidad educativa, un estadio, un coliseo cerrado y ahora el museo más grande Bolivia, que demandó una inversión de 47 millones bolivianos.

La gigantesca obra, de 3.858 metros cuadrados (m2), se creó con el objetivo de resumir aspectos fundamentales de la historia de los pueblos originarios nacionales y para albergar a los cientos de regalos que el presidente Evo Morales recibe, tanto de visitantes extranjeros como de bolivianos. Por ejemplo, una pared íntegra está destinada a las camisetas de fútbol del Primer Mandatario.

Se espera que la obra atraiga turistas, pero ello todavía demorará. En el pueblo no hay hoteles, aunque sí una residencial, que tiene cuatro habitaciones. Tampoco hay restaurantes. Se puede comer un sabroso chicharrón de llama en una esquina, en la que una mujer cocina el plato en un fogón. No existen más servicios de alimentación.

Según los datos del INE, de las 243 viviendas del pueblo,   registradas en el censo de 2012, solamente 77 cuentan con el servicio de agua potable y 12 con alcantarillado. En un lugar así surge la duda de si el museo será un impulsor del turismo o un elefante blanco, una obra sin sentido.

Desde hace un año en el lugar se llevan a cabo una serie de capacitaciones a los pobladores sobre "viviendas productivas turísticas”, que consiste en habilitar las casas de los comunarios de Orinoca y Andamarca como hospedaje para los visitantes.


imagen
Alrededor  del museo de Evo las calles son cuestas llenas de tierra y piedra.


¿Cómo llegar?

No es fácil llegar allí. Los minibuses salen de Oruro dos veces al día (mañana y tarde), mientras un taxi puede cobrar hasta el lugar 600 bolivianos. El trayecto, por una moderna carretera, construida en este Gobierno, une los 187 kilómetros que separan a la capital de Orinoca. Son tres horas de viaje. ANF no encontró ninguna agencia de viajes que ofrezca el servicio de transporte al lugar.

"¿Ya estamos cerca?”, pregunta alguien al chofer del minibús: "No señorita, cuando vea una construcción grandota ahí se va a dar cuenta que ya estamos llegando”, responde el conductor con tono que denota orgullo y extrema amabilidad.

La zona del altiplano orureño está llena de coliseos deportivos, que hoy demuestra la presencia estatal en una región antes olvidada.

Durante el viaje, que dura tres horas gracias a la nueva carretera, uno de los pasajeros señala que a mano izquierda del camino está la casa de Evo Morales, cuando era niño. Sin darnos tiempo a añadir más, el chofer -ahora convertido en guía turístico- gira y se acerca a la modesta vivienda. Bajamos. Los tres extranjeros del minibús están exaltados, no sólo por saberse en la casa donde nació Morales, sino también por lo idílico del paisaje.

Tras seguir brevemente en el vehículo, en la inmensidad de la planicie arenosa (que se asemeja al más puro surrealismo de Dalí) irrumpe una gran construcción de tres niveles, cada una con diferente forma: la primera de quirquincho, la segunda de llama y la tercera de puma.  El chofer-guía tenía razón.

El museo está prácticamente terminado y se espera que sea inaugurado en marzo próximo, según señala el ministro de Culturas, Marko Machicao. La autoridad añade que se impulsarán planes para potenciar el turismo en la región. "Todo el proceso de revoluciones, además de muchas de las comunidades indígenas campesinas, clases sociales y trabajadores están patentes en este museo” afirma a ANF el Ministro.

imagen
La edificación consta de tres niveles: quirquincho, puma y llama.


Tres grandes bloques

El museo de Orinoca ofrecerá exposiciones permanentes sobre la historia de los pueblos indígenas y originarios, la vida del presidente Morales y la historia de las rebeliones indígenas y sociales. Todo a través de figuras revolucionaras como Túpac Katari o las acciones de campesinos y cocaleros.

Cada bloque de la construcción lleva el nombre de los tres ayllus que conforman Orinoca. Según los planos oficiales, el bloque Inchura (con forma de Puma) tiene tres pisos más sótano y una superficie de 1.137 m2; el bloque Sullca (forma de llama), también con tres niveles, tiene una superficie de 1.737 m2. El bloque Collana (quirquincho) cuenta con dos pisos y una superficie de 980 m2.

Delante de la puerta principal se encuentran el mirador, las oficinas de administración y la portería. Detrás está un patio ceremonial y un espacio para venta de recuerdos.

En el bloque puma se encuentran los regalos que diferentes culturas del mundo le dieron a Morales. Entre las curiosidades hay una pared con varias camisetas de fútbol que le regalaron a Evo, quien es conocido por su fascinación por el deporte.

imagen
En el  pueblo  se han construido alrededor de 200 casas.


Impulsar el turismo


Para favorecer el turismo en la zona, las autoridades integrarán a Orinoca a dos rutas ya establecidas. Así, la ruta será Oruro-Pampa Aullagas-Orinoca-Andamarca-Oruro y Oruro-Orinoca-Salar de Uyuni-Oruro.

"Con el museo ya se tiene un producto, un enclave que atrae flujos turísticos”, afirma el ministro Machicao, quien adelanta que a partir de este punto se desarrollará toda la cadena de servicios turísticos, que hoy es precaria en la comunidad.

Los pobladores de Orinoca están ansiosos porque de una vez se abran las puertas del museo. Creen que la infraestructura modificará las condiciones en que se encuentra su comunidad.

Doña Isabel confía que con la llegada de los turistas habrá mayores oportunidades de comercio, argumento que comparte su vecino Edwin.

"Antes del año 2003 este lugar estaba muerto, todos se iban. Ahora muchos han vuelto, todo ha subido de precio. Aquí Evo sabe venir, es tratado normal, como uno más del lugar”, cuenta un poblador, dueño de una de las cinco tiendas que existen en la comunidad.

El Ministro de Turismo asegura que Orinoca tiene un potencial enorme para crecer porque las comunidades ven en la actividad turística un elemento importante de desarrollo económico.

Según los datos del INE, el año 2006 el metro cuadrado de tierra en Orinoca tenía un costo de 2 bolivianos, en la actualidad ese precio llega a los 56 bolivianos.

imagen
Uno de los detalles que adorna el museo de casi 4.000 m2.


La economía de la región está basada en la agricultura, sobre todo en la producción de quinua y la ganadería, con la crianza de camélidos.

En el pasado, su población migraba al norte argentino, como la familia del propio Evo Morales, que trabajaba allí en la zafra. Otros se fueron diferentes regiones del oriente de Bolivia.
Tras los pasos de Uyuni

El proyecto de capacitación en Orinoca, para que los comunarios ofrezcan sus viviendas como hospeda   je, ya se implementó con éxito en el circuito del Salar de Uyuni, específicamente en Colcachi, señala el Ministro de Turismo.

Pero el hospedaje no es la única necesidad de la comunidad para convertirse en un destino turístico, a Orinoca le hace falta un buen hospital, sólo cuenta con una posta de salud. Cuando los pobladores enfrentar casos graves de salud deben trasladarse a la población cercana más grande, Andamarca o, directamente, a Oruro.

Pero el Ministro cuenta que en el caso de Uyuni, uno de los destinos turísticos más importantes de Bolivia, en los años 80, solamente contaba con un hotel y una vagoneta que llevaba a turistas. Ahora tiene más de 3.000 camas instaladas, restaurantes, circuito gastronómico y transporte, afirma.

"Sucede que conforme la demanda va creciendo, el producto se va solidificando en la mente del posible consumidor y entonces entra lo que tiene que entrar, que es la inversión privada local, ya sea comunitaria o particular, que forma parte de la complementariedad de los servicios”, señala.

Aunque hay muchas voces que critican la construcción de un gran museo en medio de la nada, para las autoridades el potencial turístico de la región es innegable.

Alrededor, los lugares aledaños a Orinoca, cuentan con una belleza paisajística y patrimonial muy grande. Los ejemplos son las iglesias coloniales y los chullpares, lo que genera gran interés de los turistas nacionales y extranjeros. Eso, además de la dimensión internacional que tiene la figura del presidente Evo Morales, lo que podría garantizar el éxito de Orinoca como destino turístico.

No comments:

Post a Comment